fbpx

Necesidad de tener todo bajo control ¿Cuáles son las razones?

Este artículo te ayudará a entender por qué surge el síndrome del control, sus consecuencias, preguntas reflexivas. Además de los pasos iniciales para comenzar a solucionar esta necesidad en tu vida.

¡Disfruta el viaje!

Cada conducta por muy tóxica que parezca tiene una intención positiva, identificar cuál es esa intención te ayuda a dar los pasos correctos para solucionar y lograr soltar el control.  Acaso te estás protegiendo por una exacerbada necesidad de seguridad, de importancia o de confianza. 

 

¡Querer es poder!

Cuidado con estas afirmaciones, qué pueden terminar generando fuertes sentimientos de ansiedad y estrés, porque no siempre se puede con todo y no todo depende de nosotras, es necesario estar abierta a los cambios abruptos y a los imprevistos. 

La sociedad actual nos ha hecho sentir que somos invencibles, fuertes, que no hay cabida al fracaso, todo debe ser inmediato y todo supuestamente es controlable, ¡eso no es cierto!

Una cosa es tener tu vida en control, planificarte, saber qué quieres y que no, definir un proceso para tomar decisiones y otra muy diferente es intentar controlar a las personas, los resultados o tu entorno. 

Para ello, es vital que puedas aclarar en qué tienes gobernabilidad, es decir, qué depende de ti y qué no. Te invitamos a formular las preguntas correctas: ¿La solución o esta situación depende total y absolutamente de ti? ¿Hay otras personas involucradas u otras variables ejerciendo presión? ¿Cuentas con los recursos, con las habilidades necesarias para solucionarlo ahora mismo? ¿Qué está intentando decirte esa necesidad de control en tu vida? ¿Qué emociones dispara en ti el querer controlar a otros? 

¿Es real aspirar tener todo bajo control? 

El control total es inalcanzable y sus consecuencias son perjudiciales

La respuesta a la pregunta anterior es sencillamente, no, resulta casi imposible controlar todo lo que sucede a nuestro alrededor.

Esa conducta genera varias consecuencias tanto para quién la ejecuta, como para quién vive con una persona controladora, afecta psicológica y físicamente a las personas, no solo el ámbito personal, sino en las relaciones personales, el ámbito profesional y laboral. Son conductas que nos alejan del éxito.

Quien experimenta la necesidad de controlar generalmente incrementa sus sentimientos de inseguridad, sensación de urgencia, frustración, ansiedad, estrés, preocupación. Termina afectando también su autoestima. 

Quien vive cerca de una persona con necesidad de control, se dispara una sensación de dominación, irrespeto del espacio personal, crítica, y hasta abuso en la medida de qué se desconocen sus derechos, necesidades e intereses.

La vida es un sistema balanceado de aprendizaje y evolución. Toda situación sirve a un propósito. Nos corresponde a nosotros decidir cuál podría ser ese propósito.

Steve Maraboli

¿Por qué surge la necesidad de controlarlo todo?

Sus causas son diversas. Sin embargo, acá te listamos algunas de las más comunes: 

  • Situaciones del pasado, en especial durante la infancia.
  • Falta de autoestima y autoconcepto
  • Miedo al abandono o equivocarse 
  • Débil gestión emocional, en especial de la incertidumbre
  • Dificultad para establecer límites
  • Fuerte sentimiento de culpa
  • Dificultad para mirarse con bondad

¿Cómo solucionar la necesidad de controlar?

Antes de mencionarte los principales pasos para iniciar un proceso de solución a esta conducta, es importante aceptar que la realidad que hoy vivimos es una progresión de ideas y creencias que se generaron en la infancia y se han reforzado a lo largo de la vida. 

En ese sentido, todo cambio exige una cuota de esfuerzo y nos invita a ingresar en el campo de lo incómodo para poder crecer. Aquí es donde las habilidades como el autoconocimiento, los estilos de pensamientos y la gestión emocional cobran relevancia. 

Queremos compartirte en este espacio algunas sugerencias: 

Conexión contigo

  • Fortalece tu autoconsciencia a través de la meditación 
  • Sana tu niño interior. 
  • Reconoce tus habilidades, fortalezas, pero también… tus puntos de mejora.
  • Ni críticas, ni autoexigencias, en general con la misma dureza con que te juzgas, lo haces con otros.
  • Tus reglas son tuyas y no necesariamente quién te rodea está obligado a cumplirlas

Mejora tus Pensamientos

  • Evitar el pensamiento dicotómico. Acepta que en la vida nada es totalmente malo, ni totalmente bueno
  • Flexibiliza los pensamientos, en especial las reglas y acepta que los demás pueden tener opiniones distintas y formas de hacer las cosas diferentes, aun así son válidas. 
  • Valora el cambio, acepta lo nuevo y atreve a experimentar pensamientos creativos.

Trabaja en tus emociones 

  • Identifica todas las emociones, en especial los pensamientos que “justifican” la necesidad de controlar.
  • Entrena tu gestión emocional para controlar las emociones que se disparan a la hora de que los otros no hagan lo que deseas o esperas.

Te aseguro que, al introducir estos sencillos pasos, experimentaras cambios que te permitirán soltar la necesidad de controlar a otros. ¡Recuerda que el compromiso parcial, genera resultados parciales!

Deseo desde mi corazón que este post te haya aportado valor y que desde hoy inicies un proceso mucho más consciente que te conduzca al camino del éxito en cualquier área de tu vida que desees.

Recuerda que para alcanzar el éxito necesitamos entrenar habilidades que nos conduzcan con el menor gasto de energía y recursos a los objetivos planteados

Vive la experiencia de un real proceso de transformación, profundiza en las habilidades que te conduzcan al camino del éxito en nuestro Programa ABC de la Mujer Exitosa.

Cualquier duda escríbenos info@mafalayacoach.com 

Recibe un fuerte abrazo,
Tu coach 
Lilian Aya Ramírez
Soc. / Terapeuta Sistémica y Consteladora Familia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola, ¿Cómo puedo ayudarte?